17.12.15

¿Cuántos juguetes necesitan los niños?



Llegan las navidades y la verdad os confieso que nunca he sido muy fan de estas fechas, quizás por el consumismo que hay detrás de todo y por el obligado amor de calendario que parece que tengas que demostrar estos días ¡pues yo quiero a mi familia y amigos todo el año! 

Pero desde que soy madre me he empapado otra vez del espíritu navideño, esa magia que sentía cuando era pequeña, luces, alegría, bullicio por la calle, vacaciones y regalos. Y es aquí donde quería llegar. 
¿Por qué este exceso de regalos a los niños? 

El otro día hablábamos del tema con unas amigas que son mamás primerizas y les decíamos que alucinarían con la de regalos que recibirían sus bebés. Y yo entiendo que a todos los pajes de los Reyes Magos y a los ayudantes de Papá Noel les haga mucha ilusión traer regalitos para sus hijos, nietos, sobrinos, amigos, etc. Pero por favor, sin caer en el consumismo, sin comprar por comprar, o comprar lo más caro, lo más grande, etc.

Hemos hecho ya otros años algunos post sobre el exceso de juguetes que tienen los niños y no nos cansamos de repetirlo un año más ¡no a tantos juguetes! MENOS ES MÁS:


Porque MENOS juguetes es:

MÁS y mejor desarrollo de la capacidad atencional, pocos estímulos a su lado, es decir pocos juguetes a su alrededor les permite centrarse en el juego que tienen delante y estimular la atención centrada y mantenida. Importantísimas para luego ser buenos estudiantes.

MÁS creatividad, sobretodo si tienen juguetes sencillos, porque les "obligará" a reinventarse, a pensar diferentes maneras de jugar, a darle la vuelta a un mismo objeto. Incluso aprenderán a aburrirse y les permitirá tolerar esa frustración que tanto cuesta aprender a los niños de hoy en día. 





MÁS satisfacción y por tanto mejor autoestima, el hecho de tener entre pocos juguetes que elegir hará que estén satisfechos y contentos con su elección. Si a un niño le ponemos muchos juguetes para elegir a jugar a uno, siempre tendrá sensación que se equivoca en su elección y cambiará de juego uno y otra vez sin realmente pasarlo bien.

MÁS cuidado por sus cosas, aprenderán a tratarlas bien a no romperlas.

MÁS curiosidad y se harán más preguntas sobre las cosas que tienen a su alrededor lo que favorecerá un aprendizaje natural.





MÁS entretenimiento porque sabrán divertirse mejor, ya que la abundancia de juguetes suele hiperestimular y no permite disfrutar plenamente del placer de jugar.



MÁS sensato y menos caprichoso. Esto está claro cuanto más damos más fácil se creerán que se consiguen las cosas.

Un ritmo MÁS tranquilo de juego que se traducirá en un ritmo más tranquilo de vida. Y eso va por muchos papás también (entre los que me incluyo): a veces queremos que nuestros peques hagan mil cosas "mira hacemos este puzzle" "y ahora ¿quieres que hagamos un torre? Y después leeremos cuentos" sooooo ;) ¿no sería mejor jugar tranquilamente a una cosa...sin prisa....enseñarles a disfrutar del juguete y del momento". 

MÁS actividades de pintar, dibujar, recortar, enganchar, experimentar con materiales de casa, bailar, escuchar música, conversar de cómo ha ido el día :)






Así que ya sabéis MENOS es MÁS, nosotros haremos la carta con poquitas cosas, las que realmente nos hagan ilusión, siempre de acuerdo con nuestra edad y básico ¡qué vayan sin pilas a poder ser! 


¡Feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada