27.11.14

Bizcocho de naranja con chocolate



¡Buenos días! 

Esta semana os traemos una receta dulzona y lo más importante de todo es que es facilísima de hacer: 


bizcocho de chocolate con naranja 

Mmmmmm ¿no os encanta la combinación de esos dos sabores? ¡A mi me flipa! Por eso mirando y rebuscando en internet vi esta idea y me puse manos a la obra en un plis plas, adaptando varias recetas de las que más me gustaron a mi gusto. 


INGREDIENTES: 

150 gr. chocolate negro 
1 naranja 
3 huevos 
200 gr. de azúcar 
1 yogurt 
100 ml. de aceite 
250 gr. de harina 
1 sobre de levadura 


PASO A PASO:

Precalentamos el horno a 180. Mientras ponemos a batir los huevos, el azúcar y la naranja que previamente hemos pelado. Luego añadimos el aceite y el yogurt, también el sobre de levadura y la harina. Y lo batimos todo hasta que quede una masa homogénea.

Introducimos la masa en un molde (en nuestro caso redondo) y por encima troceamos el chocolate, haciendo que quede bien distribuido por toda la superfície.

Lo metemos en el horno unos 30 minutos. Ya sabéis que los bizcochos para comprobar si están hechos se pueden pinchar con un palillo o un cuchillo y si sale seco es que está listo ;)


Buenísimo el bizcocho con el toque de naranja y el sabor del chocolate deshecho por encima ¡ñamiiiiiiii!


Para presentarlo opté por poner un par de rodajas de naranja ¿resultón verdad?


Os animamos a probarlo, aparte ahora que es época de naranjas ¡no tenéis excusa! ;)

26.11.14

Los celos en la infancia






Hoy volvemos con nuestro queridísimo Hansel para hablar de los celos...

Los celos son normales y naturales en ciertos momentos del desarrollo, ya que ayudan a los niños a madurar. Aún así hay que tener en cuenta, que siempre detrás de un episodio de celos hay una experiencia subjetiva de malestar emocional y frustración. Por ello, es importante saber el origen para poder solucionarlo.

Dentro de la infancia, el episodio de celos más habitual se da al tener un hermanit@

Así que en este post os daremos algunos consejos para sobrellevar de la mejor manera posible este momento tan especial para todos.


¿POR QUÉ SE PRODUCEN?
  • Son evolutivos y tienen un valor adaptativo, es decir, como hemos comentado no son "malos" en determinados momentos, por ejemplo tras la llegada de un hermano, siempre y cuando, sean pasajeros y por una circunstancia en concreto.
  • El niñ@ al tener celos está demostrando que es sensible, y que se preocupa y se plantea lo que pasará con "este nuevo individuo" que vivirá en casa. Puede ver al nuevo miembro como un intruso, un rival que le puede quitar protagonismo, sus cosas y lo que es más importante, la atención de mamá y papá.
  • Con los celos está reclamando la misma atención que tenía y que ahora le toca compartir.
  • Suelen ser más habituales en niñ@s inseguros y/o con baja autoestima.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA PREVENIRLOS?

  • Ya durante el embarazo, el segundo trimestre puede ser un buen momento, hay que explicarle que en la barriga de mamá hay un bebé que será su hermanit@. Para facilitar esta explicación, nos podemos ayudar de fotos que nos hicimos durante su embarazo, para que vea, que él también estuvo dentro de la barriguita de mamá, también fue un bebé al que le fueron a ver muchos amigos y familiares, también le cambiaban los pañales, también tomaba biberón, etc. Es decir que entienda que todo lo que "haremos" con el nuevo bebé también lo hicimos con la misma ilusión con él. Ver estos álbumes de fotos le ayudará a entenderlo mejor.
  • Hay muchísimos cuentos que explican de manera sencilla e ilustrativa la llegada de un hermanit@. Sería genial tener alguno e ir mirándolo de vez en cuando.
  • Hay que explicarle que será el mayor, poniéndole ejemplos de las cosas "chulis" y buenas que tiene asumir este "nuevo papel".
  • Tenemos que hacer que nuestro peque sea partícipe en todo en cuanto la preparación de la llegada del nuevo bebé: que nos ayude a comprar la ropita, a preparar y decorar su habitación, etc.
  • Si planeamos cambiarle de la cuna a la cama, sería mejor hacerlo antes del nacimiento, porque luego se puede sentir desplazado y como si le hubiera "quitado"su cuna.

¿QUÉ PODEMOS HACER CUANDO HAY CELOS?

  • Ya después del nacimiento, si se producen celos, hay que ignorar las rabietas producidas por éstos. E intentar razonar, según la edad, cuando ya esté más calmado. 
  • Intentar y mantener dentro de lo posible sus rutinas y horarios. Y que nos pueda ayudar en el cuidado diario del bebé.
  • Y súper importante dedicarle un ratito cada día sólo a él, jugando, mirando cuentos o hablando. Remarcando que es un "súper" herman@ mayor, que mamá y papá están muy contentos.
  • También podemos diferenciarlo del pequeño con alguna actividad que le guste mucho, por ejemplo, ir en bici con papá los dos solos, ver una película de dibujos con mamá solitos, salir a comprar con mamá, cualquier actividad que le motive y le podamos decir "esto ya lo podemos hacer juntos porque eres mayor".
  • A medida que el bebé vaya creciendo le iremos introduciendo en los juegos con el mayor, compartiendo tiempo y espacio con los papás.

En resumen, los celos forman parte de la madurez y desarrollo de los más pequeños, pero hay ciertos casos en que se perpetúan en el tiempo y son exagerados, provocando un gran malestar. Es en estos casos en los que se recomienda visitar a un psicólogo infantil, que nos orientará con pautas tanto a los papás como al niñ@ para superarlo.

¡Cualquier duda no dudéis en escribirnos! Hansel espera impaciente y feliz la llegada de su hermanit@.

25.11.14

Aprendiendo a disfrutar del camino



Hace una semana os hablaba del libro de Educar en el Asombro de Catherine L'Ecuyer. En él hay un capítulo que me ha hecho reflexionar muchísimo, se llama el "Respeto por sus ritmos" y empieza así: 

"Había un Mercader de píldoras especiales que aplacan la sed. Se toma una por semana y ya no se tiene necesidad de beber.
- ¿Por qué vendes eso? - dijo el principito.
- Es una gran economía de tiempo - dijo el Mercader-. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
- ¿Y qué se hace con esos cincuenta y tres minutos?
- Se hace lo que se quiere...
- Yo - se dijo el principito-, si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría hacia una fuente..."

El Principito, Antoine de Saint-Exupéry


El capítulo empieza así... y habla de cómo los niños viven en el presente. Ni en el pasado ni en el futuro. Viven mejor que nadie el ahora. 

Es curioso porque las personas que, como yo, alguna vez han hecho meditación coincidirán conmigo en que muchas veces se intenta meditar en el momento presente. Simplemente sintiendo el ahora y sin pensar en el pasado o el futuro. Y es dificilísimo hacerlo, realmente cuesta mucho. Los mayores vivimos constantemente pensando en el futuro (lo que tenemos que hacer en una hora, dos días o incluso el año que viene, con mil preocupaciones,... ) o el pasado. 
Este capítulo me ha hecho reflexionar mucho sobre cómo vivimos los mayores y como lo hacen los niños. ¿ Por qué este cambio con los años? ¿Cómo es que hemos dejado de vivir en el presente?

Y me he dado cuenta de lo importante que es esto y de cómo los niños nos lo enseñan cada día. Nos muestran como vivir y disfrutar del ahora.

Hay una anécdota que me encanta contar. Y es que hubo una época en la que volvíamos con Greta en autobús a casa y éste nos dejaba a
tres manzanas de casa. Muchas veces tardábamos más de 45 minutos en caminar esas 3 manzanas. Y la gente me preguntaba qué hacíamos que tardábamos tanto. Greta jugaba a saltar en cada entrada de edificio hasta la acera, miraba en cada parquímetro si encontraba monedas, en cada cabina se ponía a llamar por teléfono (a sus nonnos, a tía Ingrid, ...), saltábamos y seguíamos los cuadros de la calle. 

Este paseo hasta casa era una actividad en sí misma. Era toda una aventura y una diversión. A veces, me estresaba porque quería llegar rápido a casa a jugar o por ir caminando tan lentamente y ella acababa llorando. No me servía de nada.
Para Greta, y en general, todos los niños, es igual de importante disfrutar del camino; el viaje en coche hasta el cole, el trozo que caminamos hasta el parque, ... que cada una de las metas que tenemos en el día.

Así que aquí estoy... ¡¡aprendiendo a disfrutar del camino!!

Evidentemente esto es anecdótico y no lo hago casi nunca, ojalá supiese hacerlo, ya que siempre voy corriendo a todos lados, jajaja!!! Pero en nosotros está el llegar a disfrutar tanto del camino como del fin.

¡¡Gracias pequeños maestros!!

21.11.14

Y tú... ¿qué cambiarías de tu cuerpo?


Hoy os queremos poner un video que nos ha encantado, seguro que os alegra la mañana y os hacer querer volver a ser niños por un rato.




¡Feliz viernes!

20.11.14

Una tarde de otoño haciendo galletas

Gingerbread Man designed by Ben Biondo from the thenounproject.com

Ahora que el frío se ha instalado en Barcelona y que los días son más cortos. Cada vez apetece más quedarse en casa. 

Como ya sabéis a nosotras nos encantan las galletas. Ya sé que no es lo más sano para darle a un niño pero que le voy a hacer. A mi me pirran y a Greta también. :-)))) 

La semana pasada vino una amiguita de Greta a casa. Fuera llovía y hacía bastante frío así que se nos ocurrió...


Hacer galletas con las niñas. 

¡¡Y ellas estuvieron felices!!


  • Nos ayudaron a mezclar los ingredientes
  • Las cortamos en formas
  • Las pintamos con cobertura de chocolate
  • Añadimos algún topping y las peques se comieron casi la otra mitad
  • Se chuparon los deditos de chocolate mil veces









¡¡Y por supuesto, nos las comimos todas!!  ¡¡Sólo os digo que por la noche ya no quedaba ninguna!!! 


Entre las niñas y los padres volaron que da gusto. 

Eso sí, la casa quedó patas arriba, la cocina llena de mantequilla, había harina por todos lados, el suelo estaba lleno de trocitos de galleta y las peques estuvieron todo el rato con una sonrisa de chocolate dibujada en la cara.  ¡¡Una delicia de tarde!! ;-))

¡Feliz jueves!