26.2.15

A las mamás, ¿se nos va el tiempo?


Hoy el post es una reflexión... o una rayada o simplemente un conjunto de pensamientos. La cuestión es que últimamente estoy obsesionada con el tiempo, me refiero a aprovecharlo al máximo, que no digo que no sea malo hacerlo, pero a veces, me gustaría saber disfrutar de no hacer nada o de pasear sin rumbo o de estirarme en el sofá y no pensar en nada,... y no tener la sensación de estar perdiendo el tiempo. ¿Entendéis a lo que me refiero? Que no estoy diciendo que no disfruto de cada momento, claro que si y mucho, pero quizás tendría que aprender a vivir más el presente sin pensar tanto en lo que haré luego, la semana que viene o el fin de semana. 


  • En el trayecto en bus aprovecho para contestar whats'up y mails...
  • Mientras mi peque hace la siesta aprovecho para hacer algo de trabajo o de la casa...
  • De camino a recoger a mi hija aprovecho para llamar a alguien que hace días tenía pendiente llamar...
  • Mientras hago la comida cojo el i-pad y aprovecho para mirar no sé que...
  • Y así... ¿También os pasa? ¿Si, no? ;) 

Supongo que es normal tener este ajetreo de "asuntillos" que se solapan unos con otros y que hacen que la palabra "logística" sea la más utilizada por mi últimamente... En definitiva ser madre, trabajar por mi cuenta, tener un blog y estar embarazada no es fácil, al fin y al cabo el día tiene 24 horas. Por no contar que intento acudir al máximo de planes que se montan con mis amigas y que me encanta dedicar tiempo a mi pareja, y dormir ¡claro!

Uno de mis propósitos de hace unas semanas, y más aún ahora que releyendo todo esto ya me estoy agobiando (jajaja) es aprender a disfrutar del tiempo, dejar que fluya, ir sin reloj (esto ya lo hago los días que no trabajo), hacer una cosa después de la otra, aprender a ir en bus mirando por la ventana, ir a recoger a mi hija viendo escaparates, sentarme en el sofá y por qué no hacer zapping o hojear una revista, jugar con mi peque sin preocuparme de la hora, etc. 

¡aiiiiiixxx y es que desde que soy madre y embarazada del segundo se me ha acentuado demasiado el control del tiempo! " tengo 5 minutos para no sé qué, faltan 20 minutos para no se cuantos, en una semana tengo que bla bla bla, etc" ¡¡mi vida parece una contrareloj!!

Por que no se pierde nunca el tiempo, porque creo que hagas lo que hagas sea mucho o poco, siempre es provechoso, porque tener la mente en blanco durante unos minutos es genial y sanísimo.

Y después de esta... ¿reflexión? que la estoy escribiendo mientras mi hija duerme la siesta y esperando a mi marido para comer, jajaja, me voy a tumbar en el sofá, a disfrutar de unos minutitos de silencio, de soledad, de relax, en definitiva de unos minutitos para mi. :-)



¡Feliz día!

24.2.15

Zumo para campeones

Hoy nuestra colaboradora Sandra nos trae una receta muy sencilla ideal para hacer frente con energía a este frío pelón.

ZUMO PARA CAMPEON@S

Últimamente me he aficionado a los zumos naturales, son muy saludables, ricos en vitaminas y además la solución ideal para consumir la fruta más madura cuando ya has dado carpetazo a la etapa de las papillas de frutas.
Naranja, plátano y fresas son las reinas de los zumos pero sin duda alguna esta combinación de frutas es nuestra favorita. Un cóctel de energía que junto al indispensable vaso con cola-cao, nos ayuda a hacer frente a una jornada de cole. Si! Porque el ritmo del cole de los mayores no es el mismo que el de la guardería… Por eso Pablo lo ha bautizado como el ZUMO DE LOS CAMPEON@S! ;-)

El plátano nos aporta la dosis de potasio y energía que necesita cualquier campeón. De ahí que veamos a campeones como Rafa Nadal comiendo plátanos durante los partidos. Mientras que las fresas y las naranjas son una fuente de fibra, vitamina C y magnesio. ¡Un saludable tentempié para empezar el día con energía! 


INGREDIENTES para 2 personas:
-          4 naranjas (+/- en función de lo jugosas que sean)
-          4 fresones
-          1 plátano



Como no en todas las casas se tiene licuadora, o al menos en la nuestra no hay… os explicaré el método tradicional y casero.

Exprimir las naranjas. Limpiar y trocear los fresones. Pelar y trocear el plátano. Verter el zumo exprimido y los trocitos de fresones y plátano en un recipiente y pasarlos por el túrmix. Volià!




20.2.15

Bizcocho casero


Frío, virus, fines de semana sin poder salir, lluvia, planes caseros, inventar mil juegos,... supongo que si sois padres y estáis leyendo esto os son familiares todas estas ideas.


Pues bien, hace un par de fines de semana que nos encontramos en esta situación, las malditas "itis" conjuntivitis y otitis que aún no conocíamos se instalaron en nuestra casa ¡Horror!

Así que nos tuvimos que reinventar e idear algún plan casero diferente para que ni Claudia ni nosotros mismos nos diera algo tantas horas en casa.

Se me ocurrió hacer un bizcocho con ella, uno súper sencillo, pero lo importante era que se divirtiera, viera como se hacía "eso que le gusta tanto" y experimentara con la harina, el azúcar, etc.


Los INGREDIENTES que utilizamos fueron:


  • 1 yogurt
  • 3 huevos
  • 1/2 medida de aceite
  • 3 medidas de harina
  • 2 de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • Colorante alimentario
  • Lápiz de chocolate (Dr. Oetker)


El PASO A PASO nuestro fue, con Claudia encima de la mesa y dispuesta a toquetear todo:



Y la verdad que en esas circunstancias fuimos poniendo todo en un bol, sin orden alguno, para finalmente mezclarlo todo. Al final añadimos unas gotitas de colorante, que le flipó que ¡cambiara de color!


El horno lo precalentamos a 180 grados. Pusimos la masa en un molde redondo y lo dejamos unos 20-30 minutos. Cuando lo sacamos le dibujé con el lápiz de chocolate la cara de uno de los dibujos que más le gustan (Mic) y le escribí su nombre.



Y al cabo de un ratito... mmmmmmmm... lo merendamos acompañándolo con un zumito de naranja recién exprimido para nutrirnos bien de Vitamina C.



¿Os ha gustado el plan casero? Claudia se lo pasó muy bien y encima luego tuvo una merienda diferente y hecha por ella misma. Ñamiiiiiiiiiiiiii


¡Os animamos a hacer bizcocho casero con vuestros peques! Se divertirán un montón tocando las diferentes texturas y mucho más comiéndoselo! Eso si... ¡harina había en todos los rincones! Pero ¡¡mereció la pena!!


18.2.15

Haciendo torres



En el post de hoy os quiero contar la nueva afición de Claudia desde hace unos meses:

¡HACER TORRES!

Empezó esta afición desde que por su cumple le regalaron unos cubos ¡gracias Gemma! y desde entonces no ha parado :) 


Lo mejor de todo o lo que a mi más me fascina es que la idea de apilar lo que sea, sale de ella misma. 


  • Hace torres con botes de te... ¡que me parece dificilísima!
  • Con los botes de leche que yo guardaba para hacer este DIY que ya os contamos en el blog, hace ¡torres a pares!
  • Con otros juguetes que tienen formas geométricas, también intenta probar su equilibrio.
  • Y por supuesto con los cubos propiamente para hacer torres.

Lo mejor, la guindilla que a veces pone encima ¡neneee! Lo pone y se parte de risa :)

Poco a poco va perfeccionando su técnica, y cuando juega con los cubos, a veces se enfada si no le sale y entonces me lo da a mi y me dice ¡mamá! Señalándome la torre en plan ¡te toca a ti! :) 

La verdad es que se lo pasa genial, es un juego sanísimo, que le divierte y le hace practicar su psicomotricidad ¿qué más se puede pedir?


¿Vuestros peques también juegan a hacer torres? 


¡Feliz día!

12.2.15

Paseando por la playa


Hace dos fines de semana pasamos toda la mañana del domingo jugando en casa y como somos todos un poco inquietos en cuanto llegó la tarde ya estábamos con ganas de salir de casa... ¿pero a dónde?

Los domingos está todo cerrado... así que se nos ocurrió bajar a la playa. 

VISITA A LA PLAYA EN INVIERNO



Nos llevamos merienda para todos, bicicleta y juguetes para la arena. ¡¡Lo pasamos genial!! 

Primero estuvimos paseando un rato, Lucas, por suerte, va encantado en el cochecito y Greta feliz de ir a nuestro lado con la bici... la verdad, es que empieza a controlar y lo hace súper bien. Después de cansar un poco a Greta bajamos a la playa a merendar en la arena.


¡¡Teníamos toda la playa para nosotros!! Pudimos correr, buscar conchas, hacer castillos, jugar con las olas, saludar a los perros que pasean y, sobretodo, desconectar. 







El relax que produce mirar las olas, el sol, el cielo, las nubes, las gaviotas, no sé... a mi me transportan a otro lugar. Y ya de vuelta a casa me daba la sensación de haber pasado todo el día en la playa y en realidad estuvimos sólo dos horas. 



¡¡Los niños se lo pasaron pipa!! Y como veis en las fotos además tuvimos la suerte de tener un cielo impresionante.

Fue una tarde sencilla pero a la vez perfecta. Nos encantó.

¿Quién se apunta?