15.5.14

Tarta de Ruibarbo


Probablemente muy pocos conozcáis el ruibarbo ya que en España es difícil de encontrar, pero en los países de centroeuropa y el norte de Europa es más común y en esta época del año es muy probable que se coma como postre en muchas casas. Yo lo conozco porque mi madre era alemana, y me chifla. 

Siempre que lo veo en alguna frutería (que suele ser casi nunca... jajaja!) no me puedo resistir y me lo llevo a casa dónde luego me relamo con alguna mermelada o tarta como la que váis a ver a continuación. 

Sorprendentemente el ruibarbo es una verdura pero su uso se parece mucho más al de las frutas. De aspecto se parece mucho a un apio pero de color más rojizo. Es una verdura muy ácida, por eso generalmente se cocina o combina con azúcar. ¡¡¡Algo importante que hay que saber del ruibarbo es que sus hojas son tóxicas, así que nunca hay que cocinarlo con ellas!!!

El ruibarbo tiene una infinidad de propiedades, vitaminas y minerales por lo cual además es muy bueno para la salud. 

Bueno voy a dejar de enrollarme... ahí va la receta.

DELICIOSA TARTA DE RUIBARBO

Ingredientes Masa: 
  • 150 gr harina 
  • 1/2 cucharadita rasa de levadura 
  • 1 sobre de azúcar de vainilla 
  • 1 huevo 
  • 65 gr mantequilla blandita o casi deshecha 
  • 65 gr azúcar 

Paso a paso:

1. Lo mezclaremos todo junto en un bol y amasaremos. 

2. Cuando la masa esté bien mezclada embadurnaremos el molde del pastel con mantequilla y espolvorearemos harina por encima. 

3. A continuación, repartiremos la masa por el molde con cuidado y subiendo por los laterales. Nos quedará una base bastante fina. Picharemos la masa con un tenedor por todos lados. 

4. Meter la base en el horno unos 25-30 minutos a 180 grados. Cuando esté un poco tostadita, sacarla, esperar a que se enfríe y poner el ruibarbo ya cocinado por encima. 


Para hacer el RUIBARBO: 
  • 7 Brotes de ruibarbo ( aprox.)
  • Azúcar al gusto 
  • Un trocito de vaina de vainilla
  • Un poco de mantequilla




Paso a paso:

1. Corta los brotes de ruibarbo y mételos en una cazuela de acero con un poquito de agua (1 dedito), mantequilla y azúcar al gusto. Según si lo queréis más o menos dulce. 

2. Abre la vaina de vainilla con un cuchillo y añade las semillas al ruibarbo.

3. Cocina a fuego lento más o menos durante 15 minutos. Veréis que el ruibarbo se deshace enseguida. Así que si queréis que no pierda la forma (de los trocitos cortados) hay que intentar remover lo mínimo posible y con mucho cuidado. Aun así a mi se me deshicieron varios trozos.


De esta forma queda más bonito en el pastel, pero sino también se puede batir todo y disponer encima del pastel como si fuera una mermelada. Yo he hecho una mezcla de los dos y también he añadido láminas de almendra tostadas.



A todos a los que os guste inventar y probar recetas nuevas os aseguro que esta os va a gustar mucho. 


Además de ser un pastel que da el pego, por su sabor y su color ¡¡es riquísimo!! Ya veréis ya... os volveréis adictas como yo... ;-P

Y con un poco de crema de vainilla ya está de muerte...



¡Feliz y delicioso jueves!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada