27.11.13

Post parto

El Post Parto... Hay días de todo, pasas de "DÓNDE ME HE METIDO" a "NO CAMBIO ESTO POR NADA DEL MUNO".

Hace semanas que quiero escribir este post sobre el post parto, pero con un bebé en brazos una no siempre hace lo que quiere cuando quiere... ¡Por eso mi peque es la reina de la casa porque ella decide cómo y cuándo se hacen las cosas! ;)

La verdad que cuando estás embarazada lo último que te preocupa es el post parto, pero cuando llega... ¡Ay cuando llega!


Definiría el post parto como una sensación de jet lag, sí, sí, no sabes ni la hora que es, si comes o cenas, estás cansada, tienes sueño y ya no sabes ni lo que te duele ¡pero estás hiper feliz del "viaje" que acabas de hacer! El viaje de tu vida, porque ser mamá te lleva a un lugar con unos sentimientos nunca antes experimentados.


¡¿SE PUEDE QUERER TANTO!?


Esas primeras semanas no siempre son fantásticas, a veces el agotamiento puede a la ilusión, pero a veces es al revés y te quedas despierta mirando y acariciando esa carita que no te acabas de creer que sea la de tu bebé. Pero ¿está personita tan mona e indefensa depende de mi?

Miedo, un poco de miedo yo si que sentí, miedo por sí no hacía las cosas bien, y es que te planteas dudas absurdísimas sobre el cuidado de tu peque. Eso, más la inexperiencia... ¡hacen que ciertos momentos se conviertan en anecdóticos!


Tardas un montón para hacer cualquier cosa (salir a la calle es una odisea por ejemplo) y te da sensación que las horas pasan muuuuyyy rápidas, pecho... eruptito... cambiar pañal... dormir... pecho... eruptito... yo los llamaba "ciclos" y me daban seguridad ¡todo iba según lo previsto! :)

Pero te falta tiempo para todo, te duchas y vistes en un plis plas, "cariño puedes mirarla mientras me ducho" como si en los dos minutos de la ducha fuera a pasarle algo. La suerte de vestirte rápido, es que no te miras en el espejo, porque el primer día que me miré, pensé que ¡Nunca más volvería a tener mi cuerpo! Las hormonas y el cansancio hacen que este momento se pueda convertir en un drama...


Hay días de todo, momentos caóticos y momentos preciosos, pensamientos de "DÓNDE ME HE METIDO" a "NO CAMBIO ESTO POR NADA DEL MUNDO".


Y ahora que ya casi han pasado 6 meses, escribiendo este post y recordándolo os puedo asegurar que el post parto es duro pero inmensamente satisfactorio.

Duro porque son muchos cambios en tu vida, pasas de ser amiga, mujer, hija... a ser ¡mamá! Un nuevo rol que sólo se aprende viviéndolo.


Pero el post parto también es inmensamente satisfactorio porque tener a tu pequeña en brazos te produce un bienestar que soy incapaz de explicar con palabras... y todo lo demás, tus hormonas, tu cuerpo, el caos, el sueño, tus amigas, tu vida... van cogiendo forma... porque sí...


¡SÍ QUE SE PUEDE QUERER TANTO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada