23.6.15

Manifiesto para una infancia feliz

Nuestra colaboradora Sandra nos comparte los ’10 mandamientos’ para una infancia feliz. Aunque parezcan muy obvios a veces va bien recordar las reglas básicas del juego. ¿Quién dijo que educar fuera fácil?


¿Por qué los niños no vienen con un manual de instrucciones bajo el brazo? ¿Estoy educando bien a mis hijos? ¿Este comportamiento es normal o debo llamar a Super Nany? … Mamás y papás, la respuesta es NO LO SÉ. 


Educar no es una tarea fácil por eso hoy os quiero compartir las reglas básicas del juego: el manifiesto de una infancia feliz. Desde que lo descubrí lo tengo en un lugar bien visible para que nunca se me olvide. Y cual es el lugar que más visitamos, después del wc… ¡la nevera!.




Este manifiesto de Edúkame se ha convertido en mis ’10 mandamientos’. Cuando los leáis seguro que exclamaréis ¡Que obviedad! Pues si es tan obvio, ¿por qué nos cuesta tanto aplicarlos? 


1. No se pega a los niños. Nunca. Bajo ninguna premisa. 
Más de una vez me he mordido la lengua, contado hasta 50, agarrado la mano antes de soltarle una buena ‘bufa’. Pero creo que pegándole lo único que hago es desahogarme y, sobretodo, agrandar el problema. Debemos ser coherentes. Si no queremos que peguen, practiquemos con el ejemplo. Y no es por ser moderna… pero el D I A L O G O es la mejor alternativa. 


2. Cada niño es único, con exclusivas virtudes (y no virtudes). No los compares. No los etiquetes. 
Si. No mientas, tu también lo has hecho. O a caso no has dicho alguna vez ‘menganito se porta mejor que tu’, ‘a ver si aprendes y te portas igual de bien q…’... Mamás, papás….¡Mal! ¡Muy mal! ¡Esto no se hace!


3. No existen niños malos. Detrás del mal comportamiento hay una necesidad emocional no atendida. 
Esta si que es una verdad como una catedral. Los niños no tienen maldad aunque a veces pensemos todo lo contrario. Los niños son simples. El 99,99% de los niños actúan mal para llamar la atención. El 0,01% es por error, tuvieron una ‘mala idea’. Analiza el por qué actúa así. Ya verás… ¡te sorprenderás!


4. Los niños no son adultos, no hay que esperar que se comporten como tales. 
Los niños son NIÑOS y a veces nos olvidamos. Sobretodo cuando vamos a un restaurante y pretendemos que estén 3h sentados en una silla sin decir ni muuu. 


5. Los niños son naturales, los adultos somos quienes ponemos intenciones artificiales en su comportamiento (sexualidad, maldad, etc.) 
Cada vez que leo este punto me acuerdo del día que me llamó una de mis mejores amigas y me contó que se había encontrado a su hija de 5 años en una situación comprometida con su primo. ¡Estaban jugando a papás y mamás! Ya os podéis imaginar las paranoias que se le pasaron por la cabeza… 


6. Los niños necesitan estar con sus padres, y los padres necesitan estar con ellos 
La mayoría somos padres trabajadores que por obligación contamos con el apoyo de terceros para ‘vigilar’ a nuestros hijos. Los abuelos/canguros son claves en nuestras vidas pero… ¡nosotros somos los pilares! ¡No lo olvidéis! Ellos necesitan estar con nosotros. ¡Dedícales tiempo! Aunque tengáis poco… ¡Tiempo de calidad!


7. Somos simplemente madres y padres. A veces también nos cansamos y cometemos errores. Los errores se perdonan y son oportunidades para aprender. 
Si. No somos perfectos. Incluso a veces pagamos los platos rotos con nuestros hijos. O a caso, ¿no le habéis metido un chillido alguna vez a tu hijo a la primera de cambio porque has tenido un mal día en el trabajo? Recuerda… ¡Ellos no tienen la culpa! 

Y de los siguientes 3 puntos, nada que añadir. Más claro y contundente no se puede decir. 


8. Los besos lo curan todo, bésalos, abrázalos muchas veces al día, y sobre todo, cuando peor se portan. 



9. Ayúdale a crecer como persona: ofrécele límites y normas claras, fomenta su autonomía, ámalo sin condiciones y respeta como es y cómo siente. 


10. La paciencia y el amor son la mejor medicina, recuerda que están en tu interior. Paciencia y amor para tu hijo, paciencia y amor para ti también. 


Lo obvio te hace reflexionar. Así que si quieres tener tu manifiesto descárgatelo aquí.

¡Nuestros hijos se merecen ser FELICES! ¡FELIZ DÍA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada